Seguidores

jueves, 22 de febrero de 2018

Otro relato. Esto es un sinvivir. 2ª parte



Una canción y menos cuento

Mi melodía: Réquiem de Mozart (ya sé que esto no es una melodía al uso –se trata de una Misa nada menos-, como se pedía en el concurso pero… resulta tan apropiado. Bueno, si no vale, que lo comprendo, vamos a poner “Antes muerta que sencilla” de María Isabel, que también le pega)


Hola, jajajaja, soy la gemela, si, no pongas esa cara, la muerta, y lo primero que quiero es tranquilizaros porque aquí se está de puta madre y la de cosas que se aprenden, bueno: se aprende todo, no de todo, todo, todo de todo. Por eso, la mayoría de vosotros, tienen que estar una eternidad. De ahí viene lo de la eternidad, no se podía hacer en menos tiempo, que esto no es como declarar una república. Y, como son muy igualitarios, pusieron la eternidad para todos.
Eso sí, venid sin prisa, porque somos multitud y todo son empellones en la puerta, con deciros que en la zona cristiana, sobre el dintel, reza: “Caritas Christi urget nos” (algo así como El amor de Cristo nos empuja). Con eso os lo digo todo.

Ya he leído lo de mi hermana, joder, esta chica siempre tan cursi, ¡trasnochada!¡loca! que no te va a votar ni Marta Sánchez ni te va a llamar para la letra del himno, chorrona; juntas dice, el río, los árboles, los pájaros, no te jode, pero si no había otra cosa en Villatempujo del Castañar; siempre juntas, pero si el otro crío del pueblo, Pedro, estaba todo el día con las cabras, mejor dicho, como una cabra más, haciendo el gilipollas y poniendo caras entre bestia y aturdido, aunque hay que reconocer que bonachón sí que era, fijaros que cuando Dios repartió las cejas él se conformo con una… la verdad es que luego te enteras que es tan simple ser feliz y tan difícil ser simple que resulta asombroso como Pedro podía representar ese concepto y no por haber leído a Barthes precisamente. En fin, no sé si he entendido bien de que van las bases del concurso literario este, es que hay que decir una melodía que te conoces, no, una melodía que te gusta, no, la melodía qué prefieres, eso, pues estoy dudando porque, y esto es una cosa muy rara que no le pasará a nadie, tengo muchas en la cabeza aunque no tengo memoria, aquí la memoria no es necesaria, lo tienes todo como si dijéramos a la vista, como las mermeladas de El Corte Inglés, y hasta que te acostumbras cuesta. Luego hay que poner un relato sobre lo que te pasa por el cuerpo con la canción o que te recuerda, en fin algo de eso. Vale. Lo tengo claro –esto lo pongo por acojonar un poco, a mí cuando me lo dicen me acojona-, pero no tengo claro por cual decidirme por “Il caffé di campagna” de Baldassare Galuppi, porque me gusta y como es de ambiente rural le da chance a lo de mi hermanita, y como es una ópera tengo a los lectores toda la tarde y no pueden leer otros trabajos…; o el “Carmina Burana” de Orff y de relato encasqueto la letra, pero no solo el O Fortuna, no, no, todo el trasunto completo que nadie más cachondos que los goliardos y los clerici vagantes, y además en latín para quedar como lo culta que es una. Ahora que pienso, creo que será más adecuado el Réquiem en re menor, K626, de Mozart, porque también quiero a mi hermana, porque también yo era imperfecta antes de morir, porque mi hermana es una persona sincera, inocente, sencilla y fantástica, porque cuando arreciaba el aguacero y los charcos señalaban el camino, yo me daba la vuelta y sólo con su mirada, con su abrazo, con su amor, me secaba el pelo, y me devolvía la memoria de oro y el silencio. Porque este Réquiem encuentra sus raíces justamente en la vida, en su drama. Y su fuerza expresiva me haría llorar si no estuviera muerta.

Un relato. 1ª parte



Dos vidas y una canción.


Mi canción preferida es "Nadie como tú" de La Oreja de Van Gogh. No será la más bonita, ni la más vendida, quizá no sea la que más me gusta y, desde luego, no es la que más alegre me deja, pero es la que más quiero. Cuando la escuchamos por primera vez mi hermana me dijo: "Eso es lo que siento por ti". Decidimos que fuera nuestra canción para siempre. Poseíamos algo más que los cinco sentidos para relacionarnos y disfrutar de la vida con algo muy parecido a la felicidad. Las dos, siempre juntas, teníamos la sensación de llevar en nuestras almas todo lo que desde un principio ha vivido en las almas humanas. Contemplábamos emocionadas la naturaleza y siempre nos devolvían algo de su alegría el río, los pájaros y los árboles. Pero la realidad es poliédrica, compleja, misteriosa.

Aquel día no esperaba la gratitud de los cipreses que nos observaban. La depositaron en la tierra, a resguardo, como una semilla, para que volviera a nacer. La muerte de los niños es así, me dijo mi madre.
Éramos gemelas. Niñas espejo. Todo a mi alrededor quedó partido por la mitad con su muerte.

miércoles, 21 de febrero de 2018

Y vuelta la burra al trigo



La expresión “vuelta la burra al trigo” se usa para expresar hartazgo y fastidio frente a algo que se repite numerosas veces, como por ejemplo una opinión, argumento o error, sin que el interlocutor enmiende un ápice su discurso; incluso repitiéndolo cuando se ha dado por zanjado el asunto.

Su origen es bastante incierto, incluso parece ser que al principio la expresión no tenía por protagonistas ni a un burro ni al trigo, sino que eran una mula y el maíz los que formaban esta expresión, que actualmente se sigue usando en algunas zonas.

La mula se caracteriza por su terquedad, pero al referirse muchas veces esta expresión a la repetición constante de errores y argumentos equivocados, es probable que se variase al animal, debido a que se suele asociar al burro con la mala predisposición para aprender.

Por tanto a la persona que con sus opiniones “vuelve la burra al trigo” la comparamos con el animal que regresa una y otra vez al campo de trigo y lo destroza, por muchos desvelos y esfuerzos que ponga el dueño del animal en que éste no incurra en la misma acción; pues en su terquedad no aprende ni aprenderá.

Ni que decir que toca la autocrítica y que "la burra" no soy otro que yo mismo. Con mi habitual exceso de autoestima y mi prepotencia ni se me había pasado por la cabeza lo más lógico de la actitud de esa bienintencionada autora del blog que mencionaba en el anterior post. Ahora he caído que, en aras de una calidad aceptable en el certamen de relatos, haya ninguneado aquellos que no contengan un mínimo de coherencia con lo propuesto y de calidad en el mismo, no te van a pedir que cual es tu canción preferida y decir que una que cantabas en la mili desfilando, o vas a mandar como relato la letra de la canción, faltando al respeto al resto de participantes serios; en fin que la falta de calidad (veis lo hago más que repetir palabras y eso) habrá sido el motivo de mi descalificación antes de hora y lo veo justo, ahora sí que lo veo justo y me desdigo de todas las impertinencias que he podido verter en el anterior post. Estoy por borrarlo pero lo voy a dejar para darle coherencia al conjunto porque a pesar de todo, como sois mis amigos, os voy a dejar ese horroroso relato (es que no tengo vergüenza) y me podéis criticar lo que sea, me vendrá de puta madre un baño de humildad. Lo merezco.

Concurso literario en el blog "Autodidacta", de Ester



Si hay algo que destaca en la ley no escrita sobre los blog es que prácticamente no existe la crítica, y menos la autocrítica, lugar en el que, por supuesto, también me incluyo. Para su constatación basta leer los comentarios de casi todos los seguidores de un blog -aquí se me va a permitir una excepción sobre mis seguidores que son de los más inteligentes de la blogosfera y alguna vez expresan su desacuerdo con el autor, y si en otras lo evitan, es por su prudencia y amabilidad no por no ser merecido-, la mayoría son banales expresiones de felicitación por entradas que en muchos casos apenas leen -¡sería imposible creer tal hipocresía!-, todo esto es motivo que cuando eres crítico o simplemente expresas tu opinión que no coincide con la del autor, en fondo o forma, se monta la marimorena. En personas de mi descaro, falta de educación, frivolidad, poca entidad cultural y desasosiego vital, este hecho es más común y resulto molesto a todos los amigos y amigas del buenismo en estado cataléptico.
Esto me ha ocurrido por ejemplo con el blog "Autodidacta", de Ester, de la que fui seguidor -y ella del mío- y dejamos de serlo así como se produce cualquier disolución en la vida real. Seguro que, merecidamente, me considera impertinente, desde luego lo soy, pues es allí dónde más cómodo me siento, en la no pertenencia, o impertinencia, y esto es algo que en el mundo bloguero ni se permite ni se tolera.
Pues bien -que no sea seguidor no significa que no lo lea de vez en cuando- ayer mismo tenía una propuesta que me llamó la atención sobre la creación en un texto bajo esta premisa:

"¿Tienes una melodía favorita?...
(...)
Ya sabes que este espacio es de todos, podéis animaros a escribir sobre ello (dejando vuestra historia en el comentario) y luego votamos al mejor relato y/o a la mejor canción".

Pues bien, me dije, voy a participar, y puse una canción y el relato correspondiente en los comentarios. Ester, la autora del blog, va contestando a todos estos comentarios excepto cuando llega el mío donde salta la respuesta y continúa son sus afines.
En el momento, esta misma mañana, me ha producido una enorme tristeza no sentirme al menos reconocido en el esfuerzo creativo, más todavía en una persona de mis escasas luces; de ser ninguneado, pero luego he pensado que no ser amado es una simple desventura, que la verdadera desgracia en no saber amar. En fin en estas cosas que se dice uno a sí mismo para pasar los malos tragos. Al final lo he superado recordando a Terencio:
"Callan: es alabanza suficiente".

Ni que decir tiene que me retiro del prestigioso concurso -que pienso comentar más adelante por cierto- y publicaré aquí mi relato cualquier rato de estos.

martes, 20 de febrero de 2018

Moda íntima masculina primavera-verano 2018

Como petición de una amiga quiero presentar, aunque no es mi especialidad, algo de la moda íntima de caballeros para esta primavera-verano.

Pero quiero empezar con algo relacionado con el sex-appeal masculino. A la mujer le gusta el hombre rudo, salvaje, potente, atlético, siempre joven (no a lo Peter Pan, más a lo Terminator), en fin, lo que se da normalmente entre los hombres cultos y refinados:

La "mano en los huevos" es muy masculina y erótica:





Esto no son opiniones personales sino apreciaciones objetivas dado el éxito de los sujetos. Por ejemplo, Dinio García, el cubano cantante -Disco de oro en 2003 con "Hasiendo el amor" (sic)-; actor, con "Whore House", 2009, "Perras españolas", 2011; "Mujeres españolas se comen hasta las bolas", 2011; y artista que nos presenta su moda íntima:



Aunque cualquiera sabe que en el deseo las mujeres son más táctiles y los hombres más visuales los hay que confían en su potencial como vehículo erótico visual:



Nada como la autoestima -Grrrrrrr-:



A todas las mujeres les gusta el dulce, que mejor que este hombre que es un bombón: negro, redondo y lleno de licor:



Esto es para demostrar que cada uno puede elegir libremente su look independiente de la moda y quizá con el mismo éxito erótico. Sobre todo, confianza en uno mismo. Ahora pasemos a lo que viene este año que no es otra cosa que una apuesta al confort del hombre contemporáneo.

Paleta de colores: blanco marfil, turquesa pálido, verde billar, rojo anaranjado, azul navy, gris pizarra y negro.

Boxer largo con botones decorativos sobre apliques en cinta vertical.





Mismo concepto pero en el modelo "Smoking boda":



Boxer corto sin costuras y realce sutil.
Boxer tipo brief unicolor.



Este es el modelo "Boxer Aivaquevoypallá":



Advertencia: Es posible que este post no interprete a la perfección el gusto de las seguidoras de este blog por dos razones:
1ª La alta calidad intelectual y artística del contenido del blog que sólo sirve para personas de gran sensibilidad.
2ª Porque las lectoras habituales están todas comprometidas y son muy serias.



lunes, 19 de febrero de 2018

Cómo salir de pobre



Dios, mándame una señal, estoy cansada de ser pobre.
Dime que herramientas debo usar para salir de esta crisis.

domingo, 18 de febrero de 2018

Caballeros: ¡déjenla usar al menos cinco minutos!

Como consecuencia del post del coñobrá surgió un comentario sobre las braguitas y esas cosas y quería recordar que soy un experto en moda y sobre todo en lingerie. Hace tiempo que dejé mi antiguo instagram de influencer “Victory Angels have not Secrets for me”, pero voy a hacer una excepción y os voy a dar unas recomendaciones sobre la moda que viene de primavera-verano.

Este podía ser el slogan de la nueva temporada: El tanga ha muerto, ¡larga vida a las braguitas!

La idea de vestirse por dentro para vestirse por fuera y de la ropa interior como talismán resulta, claramente, un imán.

Si queréis estar a la moda os anticipo que tenemos que dar la bienvenida a la naturalidad, a los sujetadores sin relleno, a las transparencias con estampados, al color, a la seda, e incluso al terciopelo.

Los bodies: interiores y exteriores. Esta primavera los vamos a llevar casi a diario. Bien como prenda de ropa interior (con transparencias y topitos), bien como exterior (como blusas y camisetas que en realidad son bodies)

Los sujetadores de seda. Tacto suave, un ligero brillo y cero costuras. Los de seda triangulares con ideales para llevar la camisa abierta (estilo parisino).



Un toque de color. Todas las sombras del violeta, el amarillo suave, toques naranja... ganas de primavera en braguitas, sujetadores y bodies.

Estampados transparentes. Efecto tatuaje, sujetadores y braguitas delicados y bonitos, prestándose a lo sexy de manera muy fina.

Algunos ejemplos:











Braguitas a la cadera.





Amiga, si tienes algún complejo porque te parece que tienes la nariz grande, o un lunar en la mejilla (mejilla, no...) que crees que te afea, orejas separadas, ojos muy juntos, entrecejo muy poblado (lo que se denomina único entrecejo)... estos modelos son la solución, una vez que los vean no te mira a la cara ni el que lo fundó.